viernes, 27 de abril de 2012

El “chocolate” misógino y el culto a donna Lucilia

El fallecido fundador de la secta TFP, Plinio Correa, y el candidato derechista Capriles (salido de la TFP)
parecen tener en común el culto mariano y el desprecio hacia las mujeres terrenales.

«La misoginia (del griego μισογυνία; 'odio a la mujer') es la aversión u odio a las mujeres, o la tendencia ideológica o psicológica que consiste en despreciar a la mujer como sexo y con ello todo lo considerado como femenino» (Wikipedia).

Capriles dijo durante su alocución en el Domo Bolivariano de Barquisimeto que las mujeres venezolanas votarían por él “porque soy un chocolate nuevo” y les aseguró que durante su supuesto gobierno las mujeres estarían en sus casas cuidando niños mientras los hombres saldrían temprano a las fábricas a trabajar. El candidato salió machista, ¿no? 

También manifestó racismo en otro de sus deslices: “Yo no soy una persona que tiene el alma negra”, dijo el candidato de la derecha. Recordemos que muchas veces el lenguaje empleado refleja los condicionamientos de la clase social a la que se pertenece, por más que se trate de disimular.

Capriles perteneció a la secta ultraderechista TFP (“Tradición, Familia y Propiedad”), donde recibió una formación extremadamente conservadora y reaccionaria. Eso podría explicar su misoginia y su racismo.

En reiteradas oportunidades, Henrique Capriles y Leopoldo López (ambos militantes de la secta TFP y del partido Primero Justicia) se han declarado fanáticos del culto mariano (adoración de la Virgen María), lo cual parece ser una huella de su paso por TFP.

Pero además de adorar a la Virgen de Fátima (icono religioso muy usado políticamente por los falangistas y demás fanáticos anticomunistas), en secreto rendían culto idolátrico hacia la madre de Plinio Corrêa de Oliveira, el fundador de la secta. Una de las oraciones de los miembros de TFP era el Ave donna Lucilia (Doña Lucilia Ribeiro dos Santos Corrêa de Oliveira era el nombre de la progenitora de Plinio).

Sin embargo, a pesar de que la secta se centraba en el culto mariano, en ella prevalecía el desprecio hacia las mujeres. Nos imaginamos que la situación debe seguir igual en esta organización que fue prohibida en Venezuela hace décadas, pero que todavía sigue funcionando en otros países.

Aquí tenemos el testimonio de un ex miembro (argentino-estadounidense) de la secta, que confirma la misoginia de aquella organización ultraconservadora:
«Las que peor la pasaban eran las hermanas o hijas de miembros de la TFP. En aquel entonces, no había lugar para las mujeres en la organización. Algunas que pese a todo eran pertinaces y pretendían ayudar, eran tratadas con aparente amabilidad pero indiferencia o desprecio internamente. Estas señoras o señoritas que cosían nuestras capas coloradas, hacían y pintaban los estandartes que después flameaban en nuestras campañas, o en Argentina archivaban recortes de diario para ser usados después en sendos libros o solicitadas en defensa de esta o aquella causa, recibían poco aliento. La única mujer especial en la TFP era, naturalmente, la madre de Plinio, Da. Lucilia Ribeiro dos Santos, que era venerada como una santa y cuya tumba era lugar de peregrinar habitual para cualquier miembro de la TFP que viviese o pasara por San Pablo. Poco conozco de la vida personal de esta Sra., y en la TFP tampoco circulaba mucha evidencia de sus virtudes heroicas, más allá que fue una buena madre para sus hijos. Dios quiera que esté en el cielo, junto con tantas de mis antepasadas.
Pero con la excepción de Da. Lucilia, el resto de las mujeres no era muy bien visto. Internamente nos referíamos a ellas como “fasuras”. Fasur era un guardia del templo que mandó azotar a Jeremías, y no sé porque la palabra “fasur” o “fasura” era un vocablo usado internamente para definir alguien de mala vida, inmoral. Y, naturalmente, con la brocha gorda de “fasuras” eran pintados todos los miembros del sexo opuesto. “Diplomáticos” como Steven no hacían muchas distinciones sobre la persona. El hecho que fuera mujer generalmente era suficiente para agruparla en esa categoría.»
(Tomado de: http://recuerdosnuestros.blogspot.com/2008/08/tradicin-familia-propiedad.html )

Este testimonio de un ex miembro de TFP dice mucho de lo que puede estar pensando “chocolatico” Capriles sobre el papel de las mujeres en la sociedad.

1 comentario:

  1. DETALLES EN: http://trescarabelasaladeriva.blogspot.com

    http://trescarabelasaladeriva.blogspot.com/search/label/Cuadro%20comparativo%20entre%20la%20TFP%20y%20los%20Heraldos%20del%20Evangelio

    ResponderEliminar